¿Cuánto tiempo tardaré en monetizar mi negocio como influencer?

Cuando estamos con influencers, hablamos sobre muchas cosas. Desde los zapatos que estamos deseando añadir a nuestra colección hasta el mejor software de edición que hay en el mercado. Nuestras conversaciones con otras creadoras son siempre divertidas y variadas, pero hay un tema que siempre termina saliendo: cómo rentabilizar nuestra actividad online. Al fin y al cabo, una de las razones principales por las que muchas personas se deciden a lanzar sus canales online es para ganarse la vida con ello. Además, no es ningún secreto que cuesta mucho trabajo crear contenido digital de buena calidad, y la idea de invertir tanto tiempo sin recibir nada a cambio puede parecer desalentadora y bastante injusta.

A menudo recibimos comentarios de creadoras desanimadas, como “llevo un año creando vídeos para YouTube todas las semanas y no he ganado nada... ¿Qué es lo que estoy haciendo mal?”

En este artículo queremos arrojar algo de luz sobre esta realidad. No queremos que os resulte negativo ni que os desanime; ¡todo lo contrario! Queremos dar forma a tus expectativas. Estamos seguras de que la clave para llegar al éxito es entender tu trabajo desde dentro, así que esperamos que este artículo te ayude a desarrollar un cronograma con respecto al crecimiento de tu negocio.

Antes de empezar, queremos resolverte la duda:

Si en un año no has monetizado tu contenido digital, ¡no es porque estés haciendo algo mal!

Créenos cuando te decimos que, si llevas doce meses en este mundo, todavía estás empezando. Es totalmente normal que no hayas ganado dinero durante los primeros 365 días. De hecho, conseguirlo en un período de tiempo tan corto es bastante inusual y muy poquitas personas lo consiguen.

La realidad es que puedes tardar entre dos y cinco años en conseguir unos ingresos estables de tu negocio en la red.

¿De 2 a 5 años? ¿Por qué tanto?

Como en cualquier negocio, conseguir ingresos depende de muchas cosas: que te conozcan, los gastos que tengas, la persistencia… Según un estudio realizado por la Universidad de Ohio sobre restaurantes, el 60 % de ellos no consiguen superar el primer año y el 80 % no llegan a los cinco. Esto se debe a una combinación de errores tanto en la satisfacción del cliente como en la contabilidad.

Por otro lado, un negocio digital (sobre todo uno basado en la creación de contenido) no suele fracasar de una forma tradicional. Por ejemplo, no empiezas con dos millones de suscriptores y empiezas a perderlos si no cumples con tus tareas. Sino que has construido una marca de la nada y has crecido desde cero. Ya sabes que Roma no se construyó en un día, pero tampoco se construyó en un año.

Esperar que tu marca esté asentada y te dé cierta rentabilidad en tan solo un año no es estratégico. Se trata de un objetivo poco realista para una persona que acaba de empezar por su cuenta. Nuestro consejo es que intentes visualizar una evolución así:

Desde el primer día hasta el primer año

  • Sitúate y establece tu nicho.
  • Crea un plan de contenido y síguelo.
  • Desarrolla tu audiencia y fidelízala.

Desde el primer año hasta el tercero

  • Amplía y perfecciona tu contenido.
  • Empieza a desarrollar relaciones duraderas con marcas y otras influencers (esto debería ser el inicio de algunas colaboraciones esporádicas remuneradas).
  • Continúa desarrollando tu público y construye una relación verdadera con tus seguidores.

El cuarto año

  • Empieza a consolidar tu plan de rentabilidad. Recurre a tus contactos de marcas y consigue una colaboración remunerada cada mes.
  • Sigue mejorando tu contenido cada año y valora la posibilidad de aumentar la regularidad de tus publicaciones.

El quinto año

  • Es el momento de buscar una rentabilidad estable a partir de tu canal. Es posible que esta no sea tu fuente principal de ingresos, así que no te preocupes si todavía no puedes dejar tu trabajo principal.
  • Desarrolla tus relaciones con marcas y otras influencers para posicionarte como líder digital en tu campo.
  • Envía ejemplos de tu trabajo anterior a las marcas. A estas alturas, lo más seguro es que tengas un buen portfolio.

Quizás no te hayas fijado, pero hay algunos elementos clave que hemos señalado que te ayudarán a desarrollar tus habilidades para rentabilizar tu negocio y es posible que no lo consigas en solo un año:

  • Una audiencia estable y activa.
  • Relaciones firmes con las marcas.
  • Ejemplos variados de tus colaboraciones anteriores.
  • Una estrategia y un diseño atractivos para las marcas, para otros creadores y para tus seguidores.

Todo esto lleva tiempo, y muchos de los requisitos anteriores necesitarán que les dediques muchas horas para probar, aprender y responder a las expectativas de tus seguidores y de las marcas.

Bueno, vale, pues ayúdame a ser más paciente…

Ser paciente y persistente es primordial para llegar al éxito, pero entendemos perfectamente que “el que espera desespera”. Si acabas de empezar tu aventura hacia el mundo profesional de los influencers, te dejamos algunas recomendaciones:

  • Focaliza tu energía en objetivos a corto plazo, pero ten siempre en mente tu estrategia a largo plazo.
  • Aprende, investiga y prueba. Intercambia ideas con otras influencers y aprende de ellas. Puedes utilizar OctoMaps para organizar alguna quedada. También es importante que observes el contenido de otras creadoras con éxito. Imita su estrategia hasta que perfecciones tus propias habilidades y puedas crear tu propias ideas.
  • Celebra todas y cada una de tus victorias. Es muy fácil que te desanimes si no has conseguido dominar el juego de YouTube en tres años, pero es mucho mejor celebrar cada paso hacia delante. Ten siempre en cuenta lo lejos que has llegado y que todo el mundo empieza desde cero. Así que cada nuevo seguidor, like, comentario, visualización o suscriptor es una victoria. Sé buena contigo misma y celebra las cosas pequeñas. Antes de que te des cuenta, tendrás unos ingresos estables y te preguntarás por qué estabas tan preocupada.